BARCELONA – ¡Conoce a tu embajador!

martes, 17 de julio de 2018

17¡Conoce a tu embajador! Aquí tienes algunas preguntas y respuestas sobre nuestro embajador en Barcelona : Andrea Senna. 

Cuéntanos un poco sobre ti. ¿De dónde eres? ¿Dónde trabajas actualmente? ¡Hola! Soy Andrea Senna y trabajo como docente e instructor de mixología, bioquímica y ciencia aplicada al Food & Beverage en universidades y escuelas hosteleras. También soy doctor y consultor en biología molecular y en bioquímica de los alimentos por vocación. Pero, sobre todo, soy bartender. ¡Me enamora el mundo de la mixología y la ciencia de los destilados! Tanto es así que alterno mi trabajo de día como consultor, profesor y instructor para bartenders y profesionales de la barra con la profesión—mucho más divertida— de bartender, a la que dedico el poco tiempo libre que me queda durante los fines de semana.

¿Cómo has llegado a ser bartender? Yo no elegí ser bartender; fue el bartending quien me eligió a mí. Durante el segundo año de mi carrera universitaria, en un experimento de prácticas de fermentación para el examen de microbiología, mis muestras bacterianas se contaminaron accidentalmente por hongos. Al analizar los resultados de mi experimento descubrí, con enorme sorpresa, que esas indeseadas levaduras rebosaban alcohol… ¡sin querer! Ese episodio fue para mí un regalo sorprendente que cambió literalmente mi vida. Esa fue la primera vez que produje alcohol, pero desde entonces elegí dedicar mi vida a la ciencia de la mixología y al curioso mundo del alcohol (que tanto nos gusta a los seres humanos…).

¿Cómo defines tu estilo de bartending? Considero el bartending uno de los aspectos más divertidos de la ciencia. Al fin y al cabo el arte del bartending es todo lo que puedes estudiar en un grado de bioquímica hecho pero de una forma muy divertida: alcoholes, fermentaciones, ácidos, azúcares, grados brix… Para mi el bartending es un medio para divulgar y popularizar la ciencia de una forma muy entretenida. Como he escrito en mi último libro, un cocktail es un mix de ciencia bebible a pequeños sorbos. Empezando por la temperatura del vaso hasta cada uno de los sabores que un cliente puede percatar, todo habla de biología y de química.

¿Qué es lo más importante en un cóctel? Sin duda, el bartender o la barlady que lo inventa. El sabor de un cóctel es algo muy relativo y personal, pero la actitud de un bartender es universal: esté donde esté y sin importar qué idioma hable, a través de sus creaciones cada bartender puede comunicar. El flair hace estallar todos los aromas y un buen sexy-shake puede realzar el sabor de todos los ingredientes. De hecho, una sonrisa es la mejor decoración para un cóctel y la que puede añadirle el toque ganador. No existen buenos cócteles sin buenos conceptos, y los conceptos surgen de la historia personal de cada bartender.

¿Cuáles son los 3 bares donde te podemos encontrar? Actualmente solo me podéis encontrar junto a mis socios trabajando ininterrumpidamente las 24 horas del día en Las Vermudas, una amarería y vermutería mediterránea de nueva generación que abrirá sus puertas muy pronto en Barcelona. 😉

¿De dónde sacas la inspiración para crear nuevos cócteles? El flujo creativo es algo indomable y difícil de controlar. No obstante, si un cliente pide un nuevo cóctel que sea inventado e improvisado al momento, existen diferentes técnicas para estimular la creatividad. Una de mis favoritas es la de preguntar al cliente mismo la primera palabra que se le ocurre y, a partir de ahí y a través de “saltos mentales”, llegar a conexiones interesantes, a veces a verdaderas genialidades. Esta técnica siempre funciona muy bien, y además los clientes se quedan sorprendidos al poder tomar parte activa en el proceso de creación de su propio cóctel.

¿Cuál es tu ingrediente favorito? Como bioquímico y mixologo, adoro crear mis propios destilados y licores. Justo en estos días he ultimado la receta de un delicioso elixir. Es una receta secreta, por supuesto, pero comparto tres de sus cuatro ingredientes: jengibre, bergamota y pétalos de rosa. Todo macerado en frío y sonicado. Sin azúcar, pero con mucha glicerina y un toque de miel. 😉

¿Qué no puede faltar nunca en un bar? En un bar de cócteles es imprescindible una buena colección de bitters aromáticos, esenciales para añadir complejidad y profundidad a los cócteles. Me atrevería a decir que son las especias del bartender, como las de un cocinero para sazonar sus platos.

¿Qué destilado tomarías como chupito? Sin duda alguna, Amaro Cynar. Escalofríos de alcachofas 😉

¿Qué ingrediente te encanta usar en tus cócteles? Me encanta jugar con ingredientes fermentados y caseros. Empezando por el vino, pasando por la kombucha, el vino de naranja o de fresa, la cerveza, la sidra o el guarapo, hasta el pulque o el vino de arroz. No hay límites a la creación gracias a nuestros inseparables aliados bacterianos y fúngicos.

Si tuvieras que elegir un cóctel para el resto de tu vida, ¿cuál sería?
If you could only drink one cocktail for the rest of your life, what would it be? Fácil. Ya tengo la elección de mi vida: mi “eau de vie” es el Amaro & Soda, más concretamente el Amaro Braulio & Soda: bajo en alcohol, bajo en calorías, saludable, fresco, perfecto en cualquier momento del día y sin duda el mejor tonificante para mantenerse sano y activo. Para siempre. Yo también me apunto a la última moda millennial de healthy and slow food. Low calories, low fat and low alcohol.

¿Cuál es tu producto Campari favorito? Como amante de los vermuts, me encanta el Cinzano 1757, el origen de los vermuts. Sin duda alguna, el Cinzano 1757 es la “botellapedia” de los vermuts con sus 268 años de historia. Si esa botella pudiera hablar, cuántas cosas nos contaría…

¿Cuál es el cóctel más extravagante que te han pedido? Durante mis primeras experiencias detrás de la barra en Londres, en un hotel 5 estrellas, solía recibir cada mañana una clienta que solamente pedía un vaso de soda y, aparte, un poco de angostura. Luego, ella misma solía dispensar algunas gotas de angostura en su vaso y luego degustaba ese brebaje despacito. Aunque podría parecer un poco estrambótico y extravagante, en realidad la costumbre de esa señora nos cuenta mucho no solamente sobre uno de los aspectos más interesantes del alcohol —sus orígenes farmacéuticos— sino también sobre la curiosa actitud de los seres humanos. 😉

Como embajador de MWL, ¿cuál es tu mayor deseo para este año? Fundar el mayor laboratorio creativo para todos aquellos bartenders que quieran experimentar y atreverse a engendrar, imaginar y concebir nuevos conceptos e ideas. Mi desafío más grande es el de acompañar a cada bartender para ayudarlo a encontrar la mejor forma de expresar sus ideas. Como embajador, me pondré a servicio de todos los bartenders, igual que un bartender se pone a servicio de sus clientes cada día. Servir a los demás es la más noble de las profesiones y para lograr esto pondré a servicio toda mi experiencia.

¿Qué consejo quieres compartir con los bartenders participantes de este año? Que sigan su instinto y que se inspiren de todo lo que los rodea. La inspiración está en todas partes; solamente hay que saberla leer. Como bartenders, trabajamos con los 5 sentidos; así que… follow the flow and let it goes.

¿Cuál es la característica más importante que todo bartender tiene que tener? Aparte del coraje para atreverse a explorar nuevos caminos, también la capacidad de saber sonreír en los momentos más difíciles y más trabajoso…

Para la entrevista en inglés : BARCELONA – Meet your ambassador!